contador de visitas Promoción de Médicos Nicaragüenses graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba, ELAM

La Lucha Sigue

Tuesday
Jul 29th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Inicio Noticias Nicaragua Promoción de Médicos Nicaragüenses graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba, ELAM

Promoción de Médicos Nicaragüenses graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba, ELAM

E-mail Imprimir PDF

Palabras de Ulises Narváez  Mejor Estudiante

Buenas noches compañeros; buenas noches Coman-dante Daniel Ortega Saavedra, Presidente del Go-bierno de Reconciliación y Unidad Nacional; Com-pañera Rosario Murillo, Dama de la Solidaridad, digna representante de la mujer nicaragüense;

Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo; Doctor Gustavo Porras; Doctora Sonia Castro, Ministra de Salud; Embajador de la República de Cuba en Nica-ragua, Eduardo Martínez Borbonet; compañero Di-rector de la Brigada Médica Cubana de Nicaragua, Doctor Alfredo.

Hoy es un día muy especial para los 26 Compañeros que nos estamos graduando. En el año 2004, fue cuando nosotros pudimos ir a Cuba, a cumplir el sueño de ser Médicos, por lo tanto, el día de hoy vamos a hacer nuestra Juramentación. Los des-tellos del Alba iluminan hoy a la América Latina, removiendo los Sueños Latinoamericanos de Martí, Bolívar y Sandino. Renace la Esperanza.

Para nosotros, estudiantes de la Escuela Latino-americana de Medicina, ha sido una experiencia única, inolvidable, el haber estudiado en Cuba donde nos han enseñado la Medicina, no sólo en el ámbito Científico, sino en el ámbito Social, Solidario y Comunitario. Esto viene dado desde toda la Solidaridad que brinda el pueblo cubano con su presencia, no sólo en Nicaragua, sino en la mayoría de los países latinoamericanos, en Venezuela, Perú, Ecuador, y últimamente en Haití, con el terremoto que sufrió ese pobre país.

Nosotros estamos aquí, protagonistas de nuestro sueño... el sueño de ser Médicos y de volver a nuestro país, para ir a las áreas más necesi-tadas, a las comunidades más alejadas, a las comunidades originales, a las que estuvieron olvidadas los 16 años de desgobierno neoliberal, que principalmente fue la Costa Atlántica de Nicaragua; y ahí es donde nosotros hoy, estamos luchando nuestra trinchera de ideas, para poder salir adelante y sacar adelante, sobre todo, la restitución del Derecho a la Salud, y a la acce-sibilidad que está promoviendo nuestro Gobierno liderado por el Comandante Daniel Ortega.

Le damos un agradecimiento muy especial al Comandante Fidel Castro, por habernos dado la oportunidad de ir a Cuba, de haber realizado la gran obra que es hoy la Escuela Latinoamericana de Medicina, creada en el 98, después del Mitch. Sabemos que el Mitch fue un huracán categoría 5, que pasó azotando Honduras, Nicaragua y Guatemala, durante más de cinco días. En su Solidaridad, creó esta Escuela, para que los países como nosotros, países empobrecidos, no tengamos que estar siempre, en momentos de urgencia, nece-sitando Brigadas Médicas de otros países para venir a auxiliarnos, sino tener nosotros mismos los propios recursos para poder actuar beligeran-temente.

Es por eso, compañeros, que también damos las gracias, principalmente a nuestro Presidente y a la Compañera Rosario, por habernos permitido crear la Brigada, y estar hoy aquí en Nicaragua. Noso-tros sabemos que con otro Gobierno eso hubiera sido un imposible, por lo que...

Juramos, cumplir como hijos legítimos de este pueblo, asumiendo todas las misiones asignadas en cualquier lugar y país en el Mundo, enarbolando el Internacionalismo, la Solidaridad con los pueblos hermanos, e iluminando los lugares que otros han querido oscurecer con sangre, dolor y lágrimas.
Juramos, luchar siempre por ser dignos exponentes de los Profesionales de la Salud, consagrarnos con verdadero Amor y Respeto por la Vida Humana, sintiendo como propio, el dolor de las comuni-dades desprotegidas.

Juramos, servir a la Humanidad, supeditando los intereses individuales, a los colectivos; a poner nuestros conocimientos y voluntades con la humil-dad de quien acepta lo mucho que aún queda por aprender, a disposición de que un Mundo mejor es posible.

Juramos, esforzarnos diariamente por nuestra superación integral, basada en los Principios de la Ética Médica, que rechazan el mercantilismo, la corrupción y el maltrato a las personas, en cualquier lugar donde nos encontremos.
Juramos, ser dignos revolucionarios de nuestro tiempo, manteniendo las más sólidas convicciones políticas, y los valores más puros, legados de los Héroes y Mártires de la Historia, que nos harán transformar todo lo que deba ser cambiado, que nos compromete cada día más a luchar con ese cobarde Imperio que intenta inútilmente doble-garnos.

Juramos, participar activamente con el FNT, con Fetsalud y con el Movimiento Médico Sandinista para restituir los Derechos de Salud al pueblo nicaragüense.

Juramos, ser fieles al Pensamiento Humanista de Fidel, a favor de los pobres y los desposeídos del Mundo, como dignos Representantes de este Ejército de Luz, que vestido de batas blancas, entregarán hasta sus vidas por defender la Huma-nidad. ¡Hasta la Victoria Siempre!

Palabras de Daniel

Su Eminencia Cardenal Miguel, Cardenal de la Paz, Cardenal de la Reconciliación, quien hace pocas semanas representó a toda Nicaragua en el Vati-cano, cuando a Su Santidad Juan Pablo II, lo elevó, Su Santidad Benedicto, a la Categoría de Beato... Beato Juan Pablo II, que en dos ocasio-nes visitó Nicaragua, y que en dos ocasiones yo tuve la oportunidad también de encontrarme con él allá en el Vaticano. La primera ocasión en el Vaticano, y la segunda ocasión, la visita de Juan Pablo a Nicaragua; luego, a los años, lo visité de nuevo en el Vaticano. Siempre lleno de Paz y de Amor por los pueblos.

Queridos padres de familia, madres, herman@s, hermanit@s, ahí andan unos niños, parecían paja-ritos, han estado acompañándonos en este Acto con sus gritos de alegría. Querida Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Ciudadanía y Comunicación; Compañero Gustavo Porras, Secre-tario General de FETSALUD; Compañera Sonia Castro, Ministra de Salud; Compañero Elías Guevara, Vice-ministro de Salud; Compañero Eduardo Martínez, Embajador de Cuba en Nicaragua.

Hoy por la mañana, más o menos 9 de la mañana, hora de Nicaragua, 11 de la mañana hora de Cuba, nos comunicábamos telefónicamente con el Presi-dente de Cuba, el Compañero Raúl, quien está celebrando hoy su 80 Natalicio. Hablando de lo que significa Cuba para todos nuestros pueblos... ¡Solidaridad sin condiciones de ningún tipo! Y Cuba batallando allá, para avanzar, para llevarle Bienestar y Progreso a ese pueblo y llevarles siempre más Solidaridad a los pueblos del Mundo.

Compañero Alfredo Rodríguez, Jefe de la Brigada Médica Cubana; Compañero Ulises Narváez Vargas, Representante de los Graduandos; estimada Rectora Michelle Rivas, Rectora de esta Universidad que nos acoge; queridos estudiantes, hasta hace poco, y siempre estudiantes, porque ahora van a continuar con la Especialidad. La verdad es que uno nunca deja de estudiar, siempre estamos aprendiendo, en la vida siempre se está apren-diendo; ustedes hoy ya son Profesionales, Médicos graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba, pero continúan estudiando diferentes Especialidades, ¿para qué? Para pres-tarles servicio a nuestro pueblo, al pueblo nica-ragüense.

Son de diferentes Municipios de nuestro país; o sea, esto lo están viendo por la televisión, las familias nicaragüenses que están acompañando esta Promoción, pero no saben de dónde eran o de dónde son todos y cada uno de los que pasaron aquí... son de diferentes Municipios. Les he preguntado, y son de Municipios como Corn Island, y me reclamaba una de las madres que no hemos llegado a Corn Island, tenemos que ir. Municipios como Río San Juan; de Matagalpa, de Estelí, del Depar-tamento de Nueva Segovia, de Camoapa en el Departamento de Boaco; de Chontales, nuestra Tierra natal, Eminencia, hay varios graduados, entre ellos, el joven profesional, destacado en sus estudios, que ha llevado el mensaje en nombre de todos ustedes, es originario de La Libertad, nuestra Tierra natal... Chontales, Nicaragua.

Quiero expresarles a ustedes, queridos padres de familia, sobre todo a las Madres, que han acom-pañado durante todos estos años a estos jóvenes en sus estudios, han estado acompañándolos perma-nentemente, apoyándolos en ese esfuerzo de prepa-rarse para servirle a su pueblo, para servirle a la comunidad. Nuestro reconocimiento a l@s Profe-sor@s que les brindaron el conocimiento a ustedes, la práctica, en la hermana República de Cuba, poniendo a prueba esa Solidaridad que pre-dica y practica Cuba, la Cuba de Martí, la Cuba de Fidel, la Cuba de Raúl.
Nuestro reconocimiento a los Profesionales que también los han acogido a ustedes, aquí en nuestro país, mientras han estado en diferentes lugares de Nicaragua, y donde están realizando el primero de dos años, para salir como Médicos Generales Integrales, y los están acompañando Médicos Cubanos. También nuestro reconocimiento a los Médicos Cubanos que los continúan acompañando en nuestro país.

Ustedes mejor que nadie, pueden hablar de la Solidaridad del pueblo de Cuba, y de lo que es la filosofía de servicio, que le traslada el pueblo de Cuba a los muchachos, a las muchachas cuando están estudiando Medicina, y en todas las Espe-cialidades, pero en este caso particular, en Medicina, por ser una labor tan cercana al sufri-miento, y a los momentos de alegría también del Ser Humano, desde lo que es un nacimiento, un momento de alegría, un parto, la atención de un parto, hasta los momentos dolorosos del acompaña-miento en una enfermedad que culmina con el fallecimiento... ahí está el Médico, la Médica, acompañando, en este caso, a la nicaragüense, al nicaragüense, a nuestras familias nicaragüenses, que tanto demandan, tanto necesitan de ese Médico, primero para prevenir las enfermedades, y luego para atender curaciones, cuando ya las enfermedades empiezan a afectar a los núcleos familiares. ¡Cómo acoge la familia a un Médico!

Ahí la enorme trascendencia que tiene la for-mación del Médico, como un Misionero sirviéndole a las familias, un Misionero sirviéndole al pueblo, un Misionero sirviéndole a su Comunidad, ¡no romper con su comunidad! Muchos de ustedes vienen de comunidades donde escasean totalmente los Médicos, y ahí tienen que hacer presencia ustedes, en primer lugar, y decir: ¡aquí estamos, listos para servirle a la comunidad!

Mantener el vínculo con la comunidad es muy importante, aunque tengan que ir a especializarse de nuevo a otro lugar, mantener siempre ese vínculo con la comunidad de donde provienen. Que la Comunidad se sienta orgullosa, como se siente orgullosa, estoy seguro, allá en Mozonte, de donde es este muchacho graduado... seguro que esa Comunidad está orgullosa, está contenta.

Mozonte es un rinconcito donde hay arte, artesa-nía, cultura, pero donde la comunidad demanda mucho de la atención médica; o en San Juan de Río Coco, de donde es otra Médica; o de Muelle de los Bueyes, donde gracias a Dios está el Hospital Cubano; primero fue una Brigada de Campaña que se instaló en Muelle de los Bueyes, y luego se hizo un hospital. Saludamos a los Profesores de Muelle de los Bueyes, que aquí nos acompañan, segura-mente para estos días estará lloviendo un poco en Muelle de los Bueyes.

Sabemos del cariño que les tienen las comuni-dades, los campesinos, los productores, a las Brigadas Médicas que brindan servicio en Muelle de los Bueyes. Tan grande es ese cariño que en una ocasión se planteó trasladar a otro lugar esta Brigada, este Hospital, e inmediatamente se levantó el pueblo de Muelle de los Bueyes, para no permitir que se fuese la Brigada para otro lado. Y ahí está la Brigada, brindándole ser-vicio a la comunidad en Muelle de los Bueyes.
Poner en práctica ese espíritu Solidario, como lo vienen haciendo compañeros graduados aquí en Nicaragua, compañeros graduados también en Cuba en años anteriores, en las Brigadas Médicas Sandinistas que se desplazan en diferentes zonas de nuestro territorio, para auxiliar, apoyar a las familias nicaragüenses que no tienen la posi-bilidad ni siquiera de pagarse el pasaje para ir a la ciudad donde está la atención médica o donde está el hospital. Hay que llegar donde ellos a brindarles esa cooperación, esa Solidaridad.

Este es un día de orgullo para todos nosotros, en particular para ustedes muchach@s, Médicos Gra-duados, Profesionales; para sus familias, sus madres, sus padres y, para todos los nicara-güenses. Y le agradecemos a Su Eminencia, el Cardenal Miguel, que nos haya acompañado en esta Graduación, le agradecemos su mensaje siempre lleno de grandes enseñanzas, desde lo más pro-fundo del Cristianismo, la Fé en Dios, la Fé en Cristo.

Y les decimos a todos ustedes, y en particular a los Graduados, que no se preocupen por las Espe-cialidades, más que de estudiar, porque seguro que todos van a seguir Especialidades, vamos a darles todo el apoyo. En esto, Gustavo, ustedes siempre se encargan de coordinar para garantizar que todos ellos se puedan especializar en aquellas Especialidad que cada quien decida escoger. Mien-tras tanto... a continuar aprendiendo más, y enseñándole y prestándole servicio a los nicara-güenses.

Buenas noches queridos hermanos, queridas fami-lias, y que Dios nos ilumine a todos y en particular a ustedes, en este camino de Servicio en el Campo de la Medicina.


 

Actualizado ( Domingo, 05 de Junio de 2011 22:18 )  

Photography

 

Who's Online

Tenemos 24 invitados conectado(s)